Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Norma 1 sobre evacuación de excrementos: Un medio ambiente sin heces humanas

El medio ambiente en general y, más específicamente, el hábitat, las zonas de producción alimentaria, los centros públicos y los alrededores de las fuentes de agua potable no están contaminados por heces humanas.


Acciones clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Indicadores clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Notas de orientación

  1. Evacuación segura de excrementos: el objetivo de la evacuación segura de excrementos es lograr que el medio ambiente no se vea contaminado por heces humanas desperdigadas y vertidas sin control. Inmediatamente después de un desastre y mientras se establece un plan de gestión de evacuación de excrementos, considerar la posibilidad de emprender una primera campaña de limpieza, delimitar y acordonar las zonas de defecación, así como elegir un emplazamiento para las letrinas colectivas y construirlas. Según el contexto, será más eficaz adoptar un enfoque escalonado para resolver el problema de saneamiento comprobado. Hacer participar a todos los grupos de la población afectada por el desastre en la realización de actividades relacionadas con la evacuación segura de excrementos. Cuando la población afectada tradicionalmente no utiliza retretes, será necesario emprender una campaña concertada de promoción de la higiene a fin de alentar la evacuación segura de excrementos y solicitar la construcción de más retretes. En el caso de desastres en zonas urbanas, en los que hayan resultado dañados los sistemas de alcantarillado existentes, evaluar la situación y prever la instalación de retretes portátiles o la utilización de fosos sépticos o de confinamiento que puedan ser vaciados con regularidad. Se debe prestar la debida atención al desenlodamiento, manejo, transporte y eliminación final de los desechos.
     
  2. Zonas de defecación: En la fase inicial de un desastre y cuando se disponga de terrenos, es necesario delimitar una zona de defecación y/o construir letrinas de zanja. Esta solución dará el resultado deseado solamente si el lugar es gestionado y mantenido correctamente y si la población afectada entiende la importancia de utilizar las instalaciones facilitadas y conoce su ubicación.
     
  3. Distancia entre los sistemas de defecación y las fuentes de agua: los pozos de infiltración, las letrinas de zanja y/o los retretes deben situarse por lo menos a 30 metros de las fuentes de agua, y el fondo de los pozos debe estar al menos a 1,5 metros por encima de la capa freática. Estas distancias se aumentarán si el suelo está compuesto de rocas fisuradas o es calcáreo o, por el contrario, se disminuirá en caso de suelos ligeros. En algunas respuestas en casos de desastre, la contaminación de las aguas subterráneas puede no ser una preocupación inmediata si esta agua no se utiliza para beber. Habrá que proceder más bien al tratamiento del agua en los hogares u optar por otras soluciones (véanse la norma 2 sobre abastecimiento de agua y la nota de orientación 6). En caso de inundación o cuando la capa freática está cerca de la superficie del suelo, tal vez sea necesario construir letrinas elevadas o fosos sépticos para contener los excrementos y evitar así la contaminación del medio ambiente. Es imperativo también que el drenaje o vertido de los fosos sépticos no contamine las fuentes de agua de superficie ni las de agua subterránea.
     
  4. Sitio de confinamiento de las heces de niños: se debe prestar particular atención a la eliminación de las heces de niños porque suelen ser más peligrosas que las de los adultos (el riesgo de infección relacionada con los excrementos suele ser mayor en el caso de los niños, que probablemente no han desarrollado todavía anticuerpos). Se proporcionará a los padres y otros cuidadores información sobre la evacuación segura de las heces infantiles, las buenas prácticas en materia de lavado de ropa y el uso de pañales, bacinicas o palas para poder eliminar de manera eficaz e higiénica los excrementos.