Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Norma 3 sobre abastecimiento de agua Instalaciones de agua:

Las personas disponen de instalaciones adecuadas para recoger, almacenar y utilizar cantidades suficientes de agua para beber, cocinar, para su higiene personal, y para garantizar que el agua de bebida sea salubre hasta el momento de ser consumida.


Acciones clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Indicadores clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Notas de orientación

  1. Recogida y almacenamiento de agua: las personas necesitan recipientes para recoger agua, almacenarla y usarla para beber, cocinar, lavar y bañarse. Los recipientes deben estar limpios y ser higiénicos, fáciles de transportar y adaptados a las necesidades y costumbres locales con respecto al tamaño, forma y diseño. Los niños, las personas con discapacidad, las personas de edad y las que viven con el VIH y el SIDA pueden necesitar recipientes más pequeños o diseñados especialmente. La capacidad de almacenamiento necesaria depende del número de personas que componen la familia y de que se disponga de agua de manera constante: por ejemplo, se requieren aproximadamente 4 litros de agua por día y por persona cuando el suministro cotidiano es continuo. Las actividades de promoción y de seguimiento de la recogida, almacenamiento y extracción de agua brindan la oportunidad de discutir sobre cuestiones relativas a la contaminación del agua con los grupos vulnerables, especialmente las mujeres y los niños.
     
  2. Lavaderos y baños comunes: las personas necesitan un espacio en el que puedan lavarse preservando su intimidad y dignidad. Si esto no es posible en los hogares, es necesario prever instalaciones centrales separadas para hombres y mujeres. Si no se dispone de jabón, se pueden facilitar otros productos utilizados comúnmente como ceniza, arena limpia, soda o diversas plantas que son adecuadas para lavar o frotar. El lavado de ropa, especialmente la ropa de niño, es una actividad esencial para la higiene; también es indispensable lavar los utensilios de cocina y los cubiertos. El número, ubicación, diseño, seguridad, adecuación y conveniencia de las instalaciones deberán decidirse en consulta con los usuarios, especialmente las mujeres, las adolescentes y las personas con discapacidad. La ubicación de las instalaciones en una zona central, accesible y bien iluminada con visibilidad de las áreas circundantes puede contribuir a velar por la seguridad de los usuarios.
     
  3. Mantenimiento de los sistemas de abastecimiento de agua: es importante que la población afectada sea consciente de la necesidad de mantener los sistemas de abastecimiento y que se le ofrezcan los medios para asegurar su buen funcionamiento.