Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Norma 4 sobre sistemas de salud: financiación de la salud

La población tiene acceso a servicios de atención primaria de salud sin cargo mientras dura el desastre.

Acciones clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Indicador clave (debe leerse juntamente con las notas de orientación)

Notas de orientación

  1. Financiación de los servicios de salud: el costo de la prestación de servicios de salud esenciales varía según el contexto. El contexto abarca el sistema de salud existente, la población afectada por el desastre y las necesidades de atención de salud específicas determinadas por el desastre. De acuerdo con la Comisión sobre Macroeconomía y Salud de la OMS, la prestación de un paquete mínimo de servicios de salud esenciales cuesta como mínimo 40 dólares EE.UU. / persona / año en los países de bajos ingresos (cifras de 2008). Los costos de la prestación de servicios de salud en una situación de desastre son probablemente más elevados que en una situación estable.
     
  2. Tasas a los usuarios: se trata de pagos directos que efectúan los usuarios al recibir los servicios. Las tasas a los usuarios son un obstáculo a la atención de salud y hacen que las personas de bajos recursos económicos y personas vulnerables no siempre soliciten la atención que necesitan. Un principio humanitario básico es que los bienes y servicios que proveen las organizaciones de ayuda deben ser libres de cargo para sus destinatarios. En situaciones en las que esto no es posible, se puede considerar que suministrar dinero y/o cupones a la población afectada es una manera de facilitarles el acceso a los servicios de salud (véase norma 1 sobre seguridad alimentaria – entregas de dinero en efectivo y de cupones). La supresión o suspensión de las tasas a los usuarios debe ir acompañada de otras medidas de apoyo al sistema de salud para compensar los ingresos perdidos y el incremento de la demanda de servicios (por ejemplo el pago de incentivos al personal de salud, el suministro de artículos médicos adicionales). Después de la suspensión de las tasas a los usuarios es necesario supervisar el acceso a los servicios y la calidad de los mismos.