Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Norma esencial 5: desempeño, transparencia y aprendizaje

Se examina continuamente el desempeño de las organizaciones humanitarias y se dan a conocer las conclusiones al respecto a las partes interesadas; los proyectos se adaptan para tener en cuenta el desempeño.

Acciones clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Indicadores clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Notas de orientación

  1. El seguimiento compara las intenciones con los resultados. Mide los progresos del proyecto con respecto a los objetivos y los indicadores, así como sus efectos en la vulnerabilidad y el contexto. La información generada por el seguimiento sirve para guiar las revisiones del proyecto y verificar si los criterios de selección de destinatarios son apropiados y si la asistencia llega a los destinatarios. Permite que los encargados de tomar decisiones respondan a las inquietudes expresadas por la comunidad y detecten problemas y tendencias. También ofrece a las organizaciones la oportunidad de facilitar y recopilar información. Mediante un seguimiento eficaz se selecciona métodos apropiados para el programa y el contexto, se combina datos cuantitativos y cualitativos, según proceda, y se mantiene un registro coherente. Si la información obtenida del seguimiento se comunica de manera abierta y transparente, se mejora la rendición de cuentas ante la población afectada. El proceso de seguimiento que realiza la propia población refuerza la transparencia y la calidad y le permite identificarse con la información. Para determinar la índole de la información que ha de recopilarse y la manera de presentarla, es necesario tener una idea clara del uso que se prevé hacer de la información y quiénes serán los usuarios. Los datos deben presentarse de forma concisa y accesible, a fin de facilitar su transmisión y la toma de decisiones.
     
  2. Desempeño de la organización: no se limita a medir los logros de su programa. Cubre la función global de la organización: sus progresos en lo que respecta a las relaciones que mantiene con otras organizaciones, la observancia de buenas prácticas, códigos y principios humanitarios, así como la eficacia y la eficiencia de sus sistemas de gestión. Para evaluar el desempeño general de la organización, se pueden aplicar sistemas de garantía de la calidad como el método de COMPAS Calidad del Grupo URD.
     
  3. Seguimiento de los efectos: cada vez más, se considera factible, e incluso esencial para las respuestas humanitarias, la evaluación de los efectos de las respuestas (generales, a corto y mediano plazo, positivos y negativos, deseados y no deseados). El seguimiento de los efectos es un ejercicio cada vez más importante, que vincula determinadas contribuciones humanitarias a ciertos cambios en las poblaciones y en el contexto que pueden ser complejos y estar interrelacionados. Las personas afectadas son los mejores jueces de los cambios que se producen en su vida; de ahí la necesidad de incluir en la evaluación de los resultados y de los efectos la opinión de las personas interesadas, preguntas abiertas y enfoques participativos cualitativos, además de los métodos cuantitativos habituales.
     
  4. Comprobación de la pertinencia: en el seguimiento se debe verificar periódicamente si el programa sigue siendo pertinente para las poblaciones afectadas. De acuerdo con las conclusiones obtenidas, se procederá a la revisión del programa, según sea necesario.
     
  5. Métodos para examinar el desempeño: se aplicarán diferentes enfoques dependiendo de los objetivos de desempeño, de aprendizaje y de rendición de cuentas. Se puede usar una diversidad de métodos que incluyen el seguimiento y la evaluación, evaluaciones participativas de los efectos, ejercicios para escuchar las opiniones, herramientas de control de la calidad, auditorías y ejercicios internos de aprendizaje y reflexión. En general la evaluación de un programa se lleva a cabo al final de una respuesta, e incluye recomendaciones para que se hagan cambios en las políticas institucionales y en los programas futuros. También se pueden hacer el seguimiento del desempeño y la "evaluación en tiempo real" durante una respuesta; en este caso suelen llevar a cambios inmediatos en las políticas y en la práctica. Las evaluaciones de los programas suelen estar a cargo de evaluadores externos independientes, pero también pueden ser efectuadas por miembros del personal interno, siempre y cuando apliquen un enfoque objetivo. Esto normalmente significa que debe tratarse de personas que no hayan participado en la operación. La evaluación humanitaria utiliza generalmente ocho elementos conocidos como "los criterios del CAD (Comité de Asistencia al Desarrollo/OCDE): pertinencia, adecuación, conectividad, coherencia, cobertura, eficiencia, eficacia e impacto.
     
  6. Desempeño del sector: cada organización informa a los grupos de coordinación sobre sus progresos con respecto al cumplimiento de las normas mínimas de Esfera. Esto facilita el seguimiento global de la respuesta y establece una valiosa fuente de datos sobre el desempeño de todo el sector.