Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Principio de protección 2: velar por que las personas tengan acceso a una asistencia imparcial, de acuerdo con sus necesidades y sin discriminación

Las personas tienen acceso a la asistencia humanitaria de acuerdo con sus necesidades y sin sufrir discriminación adversa. No se niega la asistencia a las personas que la necesitan, y se da acceso a las organizaciones humanitarias en condiciones apropiadas para que puedan cumplir las normas de Esfera.

Este principio abarca los siguientes elementos:

Notas de orientación

Garantizar el acceso

  1. Cuando la población afectada no es capaz de satisfacer sus necesidades básicas, y las autoridades competentes no están en condiciones por sí mismas de prestarle la asistencia necesaria, dichas autoridades no deben denegar el acceso a las organizaciones humanitarias imparciales para que puedan prestar asistencia. Tal denegación puede constituir una violación del derecho internacional, particularmente en situaciones de conflicto armado.
     
  2. Supervisar el acceso: supervisar atentamente el acceso de la población afectada a la asistencia humanitaria, sobre todo el de las personas más vulnerables.
     
  3. El acceso a la asistencia humanitaria está estrechamente ligado a la libertad de movimiento (véase el principio de protección 3, notas de orientación 7-9). La supervisión del acceso debe tomar nota de obstáculos tales como puestos de control, bloqueos o la presencia de minas terrestres. En situaciones de conflicto armado, las partes pueden establecer puestos de control, pero esas barreras no deben discriminar a ciertas categorías de personas afectadas ni impedir el acceso de personas a la asistencia humanitaria. Es esencial tomar las medidas que corresponden para garantizar un acceso equitativo a las personas afectadas en regiones remotas o inaccesibles.
     
  4. Medidas específicas para facilitar el acceso de grupos vulnerables: es importante que se adopten medidas específicas, teniendo en cuenta la situación, las características sociales y culturales y los patrones de comportamiento de las comunidades. Las medidas pueden incluir la construcción de espacios seguros para quienes hayan sido víctimas de abusos tales como violación o trata de personas, o la instalación de ayudas que faciliten el acceso a las personas con discapacidad, prestando atención a que ninguna de estas medidas conduzca a la estigmatización de esos grupos de personas (véase la norma esencial 3, notas de orientación 5-6).

    Cómo actuar ante la denegación de asistencia o la privación del acceso a los medios de subsistencia
     
  5. El derecho a recibir asistencia humanitaria: como se expone en la Carta Humanitaria, la población afectada tiene derecho a recibir asistencia humanitaria. Este derecho dimana de una serie de disposiciones y normas jurídicas que forman parte del derecho internacional. Más concretamente, el derecho internacional humanitario contiene diversas disposiciones sobre el acceso a la asistencia y la "protección de los bienes indispensables para la supervivencia de la población civil" (Protocolos adicionales de 1977 a los Convenios de Ginebra de 1949). Se invita a las organizaciones humanitarias a promover el respeto de dichas disposiciones (véase también el principio de protección 3, notas de orientación 3-4).


    Garantizar la no discriminación
     
  6. Imparcialidad: las organizaciones humanitarias solamente priorizarán a las personas afectadas a las que prestan asistencia según sus necesidades y la asistencia será proporcional al sufrimiento que se procura mitigar. Éste es el principio de imparcialidad consagrado en el Código de conducta relativo al socorro en casos de desastre para el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y las organizaciones no gubernamentales (véanse el anexo 2, y también la Carta Humanitaria). Las organizaciones humanitarias no deben enfocarse única y exclusivamente en un grupo particular (por ejemplo, en las personas desplazadas en campamentos) si ello perjudica a otro sector de la población afectada.
     
  7. Las personas afectadas no necesitan tener un estatuto jurídico determinado para recibir asistencia humanitaria y protección.