Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Principio de protección 4: ayudar a las personas a reivindicar sus derechos, obtener reparación y recuperarse de los efectos de los abusos sufridos.

Se ayuda a la población afectada a reivindicar sus derechos informándola al respecto, documentando los hechos y asistiéndola en la búsqueda de medios para hacer valer sus derechos. Se presta apoyo a las víctimas para que se recuperen de los abusos físicos, psíquicos y sociales de la violencia y otros abusos sufridos.

Este principio abarca los siguientes elementos:

Notas de orientación

Ayudar a las personas afectadas a reafirmar sus derechos

  1. El gobierno y otras autoridades competentes son responsables de garantizar que se respeten y se cumplan los derechos de la población afectada. Las organizaciones humanitarias deben contemplar la posibilidad de ayudar a las personas afectadas a que reivindiquen sus derechos.
     
  2. Derechos: las organizaciones tienen que informar a las personas afectadas acerca de sus derechos, tanto en el marco de un determinado programa de ayuda como los que les corresponden conforme a las leyes y disposiciones del país en cuestión. Es esencial prestar particular atención a (r)establecer los derechos de las personas con respecto a la vivienda, la tierra y el patrimonio.
     
  3. Información y consultas: es primordial que las autoridades y las organizaciones humanitarias informen a las personas afectadas en un lenguaje y de una manera que puedan entender. Se las debe involucrar en un proceso de consulta positivo con respecto a decisiones que afectan a su vida, sin crear riesgos adicionales (véase la norma esencial 1). Ésta es una manera de ayudarlas a reafirmar sus derechos.

    Documentación
     
  4. Obtener los documentos necesarios y reemplazar los documentos perdidos: es importante que las organizaciones humanitarias ayuden a la población afectada a obtener la documentación necesaria para hacer valer sus derechos, y remplazar los documentos perdidos. En general las personas tienen algunos derechos, independientemente de si poseen o no documentación al respecto. Sin embargo, para hacer valer todos sus derechos, habitualmente se les exige que presenten algún tipo de documento o medios de identificación, como un certificado de nacimiento, un certificado de matrimonio, un pasaporte o un título de propiedad de la tierra. Después de un desastre, la documentación que acredita la propiedad suele ser particularmente importante, pero en algunos países la propiedad no siempre está claramente documentada mediante títulos legales y esto puede dar lugar a controversias. Es esencial velar por que, en caso de fallecimiento, se expidan certificados de defunción, a fin de evitar problemas financieros y jurídicos innecesarios a los familiares. Es difícil obtener certificados de defunción si se ha dispuesto de los cadáveres sin ceremonia alguna; es una práctica que es necesario evitar.
     
  5. No debe confundirse la documentación legal reconocida por el gobierno o las autoridades competentes con los documentos elaborados por las organizaciones humanitarias, tales como el registro de personas, cartillas de racionamiento o cupones para transporte. La documentación oficial expedida por las autoridades no debe determinar de ningún modo quién tiene derecho a recibir asistencia de las organizaciones humanitarias.

    Reparación
     
  6. Las personas tienen derecho a procurar resarcimiento por vía jurídica u otras vías por parte del gobierno u otras autoridades competentes para reparar las violaciones de sus derechos. Esto puede efectuarse, por ejemplo, mediante la restitución de una propiedad o una compensación por la pérdida de ésta. También tienen derecho a esperar que los perpetradores de tales violaciones comparezcan ante la justicia. Esto puede cumplir una función esencial para restablecer la confianza entre las personas afectadas. Las organizaciones humanitarias también pueden ayudar a las personas a obtener justicia o remitir estos asuntos a otras entidades que puedan prestar ese tipo de apoyo.
     
  7. Asistencia para acceder a la atención de salud y la rehabilitación: es preciso ayudar a las personas para que reciban una atención de salud apropiada y ofrecerles la rehabilitación que necesiten si han sido víctimas de ataques, violencia por motivos de género u otros problemas (véanse servicios de salud esenciales, norma 3 sobre control de enfermedades transmisibles, y normas 1-2 sobre salud infantil).
     
  8. Cuando existe la posibilidad de obtener reparación por parte de fuentes no gubernamentales, habría que ayudar a las personas a identificar y obtener dicha asistencia, si procede.

    Apoyo comunitario y otros mecanismos de apoyo psicosocial
     
  9. Mecanismos comunitarios positivos para hacer frente a las pérdidas: es recomendable alentar la celebración de funerales, ceremonias y prácticas religiosas culturalmente apropiadas, y respetar las prácticas culturales y sociales no perjudiciales.
     
  10. Actividades para niños: cuando la situación es propicia, conviene alentar a las comunidades a organizar actividades estructuradas de apoyo educativo y protección de los niños por medios no formales, tales como espacios de esparcimiento para niños. Los mecanismos de protección comunitarios deben incluir actividades de autoayuda que promuevan el bienestar psicosocial.
     
  11. Ayudar a organizar un apoyo psicosocial apropiado para las víctimas de la violencia. Velar por que tengan acceso a las redes sociales y a las actividades de autoayuda de la comunidad. El apoyo comunitario debe estar complementado por el acceso a la atención de salud mental.
     
  12. Sistema integral de apoyo: es recomendable que las organizaciones que prestan apoyo psicosocial y atención de salud mental en diversos sectores colaboren para establecer un sistema integral de apoyo para la población afectada (véase servicios de salud esenciales, norma 1 sobre salud mental).
     
  13. Asistencia clínica: establecer mecanismos para derivar a las personas gravemente afectadas a establecimientos donde puedan recibir atención clínica.