Seleccione su idioma

Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria


Servicios de salud esenciales – norma 1 sobre control de enfermedades transmisibles: prevención

La población tiene acceso a información y servicios diseñados para prevenir las enfermedades transmisibles que más contribuyen al exceso de morbilidad y mortalidad.

Acciones clave (deben leerse juntamente con las notas de orientación)

Indicador clave (debe leerse juntamente con las notas de orientación)

Notas de orientación

  1. Medidas generales de prevención: incluyen una buena planificación del emplazamiento, el suministro de agua limpia y un saneamiento adecuado, el acceso a instalaciones de higiene, la vacunación contra enfermedades específicas, el suministro de alimentos seguros en cantidad suficiente, la protección personal y la lucha antivectorial, la educación comunitaria en materia de salud y la movilización social. La mayoría de estas respuestas debe elaborarse en coordinación con otros sectores, como por ejemplo:
  1. Prevención del paludismo: Implementar medidas de prevención del paludismo de acuerdo con el riesgo de infección, la fase de la situación de emergencia, la movilidad de la población, el tipo de alojamiento y el comportamiento del vector local en una región donde el paludismo es endémico. Las medidas de lucha antivectorial, como la fumigación de interiores con un insecticida eficaz de acción residual y la distribución de mosquiteros tratados con insecticida de larga duración deben guiarse por la investigación y evaluación entomológicas. Para ser eficaz como medida de control comunitaria, la fumigación de interiores debe extenderse como mínimo al 80% de las viviendas. Los mosquiteros tratados con insecticida de larga duración ofrecen protección a largo plazo y son los que han de adoptarse. No se recomienda distribuir mosquiteros no tratados (véanse la norma 2 sobre artículos no alimentarios y la norma 1norma 2 y norma 3 sobre lucha antivectorial). 

La priorización de la distribución de mosquiteros tratados con insecticida de larga duración a los grupos de riesgo varía según la fase del desastre y el nivel de transmisión del paludismo. En las fases iniciales de un desastre en zonas con transmisión del paludismo alta a moderada, se dará prioridad a los pacientes hospitalizados, las personas que sufren de malnutrición grave y los miembros de su familia, las mujeres embarazadas y los niños menores de 2 años. Luego se dará prioridad a las personas que participan en programas de alimentación suplementaria, a los niños menores de 5 años y a los familiares de mujeres embarazadas y de niños de hasta 2 años. Finalmente, todos los grupos de riesgo deberán ser protegidos con mosquiteros tratados. En la fase inicial de un desastre en una zona de baja transmisión de paludismo, se deben usar mosquiteros tratados con insecticida en los establecimientos sanitarios (por ejemplo centros y hospitales donde se brinda terapia nutricional a pacientes residentes).
 

  1. Prevención del dengue: el principal método de prevención del dengue es la lucha antivectorial (larvas y adultos). La lucha antivectorial del dengue debe orientarse por los datos de vigilancia sobre la distribución de casos humanos y sobre la densidad del vector. Se deben centrar los esfuerzos en los focos de reproducción más productivos, que varían de un lugar a otro. En zonas urbanas, el mosquito Aedes se reproduce en recipientes de agua y otros sitios donde se acumula agua (vasos de plástico, neumáticos usados, botellas rotas, tiestos de flores, etc.). Por ello, la manera más eficaz de reducir el número de focos de reproducción es vaciar y retirar periódicamente los recipientes. El agua almacenada en las casas debe estar permanentemente cubierta y los recipientes deben limpiarse y cepillarse semanalmente. Es importante distribuir a la población afectada por el desastre recipientes apropiados, provistos de tapa, para almacenar el agua. El tratamiento de los recipientes con un larvicida aprobado también elimina eficazmente las larvas. La fumigación con insecticida reduce eficazmente el número de mosquitos adultos. También es importante promover medidas de protección personal (véanse la norma 2 sobre artículos no alimentarios y la norma 1norma 2 y norma 3 sobre lucha antivectorial).